Motorola ha apostado por un perfil técnico que se enmarca en la gama media, pero que apuesta por puntos fuertes como el procesador Snapdragon 730G o una enorme batería de 5.000 mAh de capacidad. Veamos como se comporta el Moto G9 Plus.

Ficha técnica del Moto G9 Plus

MOTO G9 PLUS
PANTALLALCD 6,8″
Full HD+ 2.400 x 1.080, 386 ppp
Ratio 20:9
HDR10
DIMENSIONES170 x 78,1 x 9,7 mm
PROCESADORSnapdragon 730G
RAM4 GB
ALMACENAMIENTO128 GB
CÁMARA FRONTAL16 MP f/2.0
CÁMARA TRASERASensor principal: 64 MP (1/1.73″), f/1.8, PDAF
Ultra angular: 8 MP (1/4.0″), f/2.2
Profundidad: 2 MP f/2.2
Macro: 2 MP f/2.2
BATERÍA5000 mAh
Carga rápida 30W
SISTEMA OPERATIVOAndroid 10
CONECTIVIDAD4G
Wi-Fi ac
Bluetooth 5.0
NFC
Minijack
USB-C
OTROSLector de huellas en un lateral

El Moto G9 Plus destaca por contar con una trasera brillante que se aleja de la última moda de los acabados mate. Las huellas se quedan bastante marcadas, pero a cambio es mucho menos resbaladizo y nos da un grip más seguro. Además, los bordes redondeados ayudan a mejorar la ergonomía, tanto si lo sujetamos en vertical como en horizontal.

El Moto G9 Plus tiene los marcos laterales bastante finos, pero el superior, y sobre todo el inferior, son más anchos. Esta irregularidad en los marcos hace que el efecto ‘todo pantalla’ sea menos pronunciado, pero el agujero en pantalla lo compensa. Es pequeño y discreto, aunque no está perfectamente alineado con la esquina del panel, un detalle no apto para tiquismiquis.

Pese a que los marcos no son lo más ajustados que nos gustaría, el trabajo de compactación está ahí y el tamaño total está bastante contenido, siempre teniendo en cuenta que tenemos una pantalla de 6,8 pulgadas, que no es precisamente compacta. Además, la batería de 5.000 mAh hace que el grosor total suba y, por tanto, también lo hace el peso, que se queda en 223 gramos, pero veamos como queda con otros terminales de dimensiones similares.

Los botones físicos están en el lateral derecho y la tecla de encendido/lector de huellas justo debajo. La ubicación del sensor es correcta y fácilmente accesible con el pulgar o el índice según con la mano que lo sujetemos, pero las teclas de volumen quedan algo altas. En el lateral izquierdo hay un botón físico para lanzar el asistente de Google (el cual por cierto no podemos configurar para que haga más acciones) y justo encima la bandeja SIM/MicroSD. En el borde inferior están el USB-C y el altavoz y en el superior el minijack.

Haciendo honor a su apellido ‘Plus’, Motorola nos trae una pantalla de tamaño bastante generoso. Como decíamos, tenemos 6,8 pulgadas en diagonal, resolución FullHD+ y un ratio 20:9. Esto, junto con los marcos superior e inferior más anchos hace que el dispositivo sea bastante alargado, aunque tampoco llega a los 21:9 de otros modelos de la marca.

Con esta combinación de tamaño y resolución, la densidad resultante es de 386 puntos por pulgada, más que de sobra para que la nitidez no sea un problema. El panel también satisface en cuanto a nivel de brillo, aunque el ajuste de brillo automático no siempre responde todo lo rápido que nos gustaría y en alguna ocasión es necesario hacerlo a mano (sobre todo cuando toca bajarlo).

Sí tenemos otras opciones relacionadas con la pantalla como la ‘Pantalla inteligente’, una función que nos permite ver las notificaciones que tenemos pendientes sin desbloquear el móvil. Para ello hay que mantener pulsado el icono de la notificación que nos interese y ésta se despliega en la pantalla de bloqueo. Si nos preocupa la privacidad se puede configurar para que no se vea el contenido de las notificaciones. Por último está ‘Pantalla atenta’ que mantiene la pantalla encendida mientras detecta que la estamos mirando.

Aunque tengamos el apellido ‘plus’, el último smartphone de Motorola sigue siendo un gama media y esto lo vemos reflejado en detalles como la ausencia de altavoces estéreo, algo habitual en su rango de precio. En este caso nos encontramos con un único altavoz en la parte inferior, junto al USB-C y ofrece un sonido muy potente si lo llevamos al máximo, pero conteniendo bastante bien la distorsión. Como era de esperar, los graves son el punto débil pero en general es un sonido muy equilibrado. 

Lo de las cámaras múltiples ya es algo habitual en gamas medias y el Moto G9 Plus es una prueba de ello. Sin embargo, como tantas veces, tenemos dos sensores que tienen un mayor peso y otros dos cuya aplicación es menos práctica. Veamos qué nos ofrece Motorola:

Cámara principal: sensor de 64 megapíxeles, apertura f/1.8 y enfoque por detección de fase.

Ultra angular: sensor de 8 megapíxeles, apertura f/2.2 y ángulo de visión de 118º.

Macro: sensor de 2 megapíxeles y apertura f/2.2.

Profundidad: sensor de 2 megapíxeles y apertura f/2.2.

En el apartado de vídeo tenemos opción de grabar en resolución 4K a 30 fotogramas por segundo. En esta modalidad no podemos aprovechar el sensor angular, aunque sí nos deja hacer zoom hasta 8 aumentos. La calidad de los clips depende en gran medida de las condiciones lumínicas y también del movimiento. Tenemos estabilizador óptico y, aunque amortigua un poco los temblores, no consigue un movimiento suave y los pequeños golpes se aprecian demasiado. De noche, tanto la calidad como la estabilización se resienten bastante.

Desde los inicios de la gama Moto G, la apuesta en el software ha huido de personalizaciones muy marcadas. Tenemos el diseño clásico de Android stock, sin bloatware más allá de la aplicación de Motorola y el widget circular presidiendo la pantalla principal.

Cada vez son más los gama media que apuestan por baterías de gran capacidad y Motorola se ha subido al carro. Decíamos en el apartado del diseño que el Moto G9 Plus es un terminal con un grosor y peso considerables, pero tiene una justificación y es que la batería tiene nada menos que 5.000 mAh.

La buena relación calidad-precio es lo que hizo de la gama Moto G un éxito de ventas y el Moto G9 Plus sigue manteniéndolo.